miguel fernández de la empresa calefacción infrarrojos s.l;0.00

0.00

Otras secuelas del cambio

  • Achicar el estafa de puentear el ICP. Los costos de este estafa los pagamos entre todos, bajo el paraguas de “pérdidas en internet” que infla un 18% nuestras facturas. Muy pirata se ve obligado a acrecentar capacidad (y perder el bono popular) al mudarle el contador.
  • Aceptar la cuota PVPC cobrando según la hora de consumo y el mercado horario. Va a ser como una cuota de discriminación horaria con 720 periodos por mes. Opción que dejará al cliente cambiar la demanda a los periodos de mayor oferta.
  • Consumo períodico consultable en web. Mi compañía del agua, con un contador considerablemente más sencillo y un precio afín, ahora me da esa oportunidad. Y puedo modificar un correo de alarma todos y cada uno de los días que gaste mucho más de X litros de agua. Esto asiste para administrar el consumo.
  • Desglosar consumo punta/valle si bien no poseas DH. Rompería el mito de que esta cuota es para noctívagos obstinados. Y puestos, poner una nota en la factura recomendándote el cambio si te resulta conveniente.
  • Reportar de la capacidad máxima requerida y si es bastante menor que la contratada, poner una nota en la factura aconsejándote rebajarla. Aun podrían tener en consideración el algoritmo de la curva de tiro (UNE-20317) por decirte «Tienes contratado 6,9 kw, si bien has pedido puntas de 6 kw, yo no te habría cortado con 4, 6 kw contratados”.
  • Contratar potencias no-normalizadas. La causa de las potencias normalizadas era limitar el número de ICP diferentes que se fabricaban (5A, 10A, 15A, …). En este momento que la función de ICP es un algoritmo y la capacidad contratada un factor, carece de sentido obligar a ajustarse a bastantes valores.
  • Hacer más simple el autoconsumo de cómputo neto,  el día que nuestro gobierno deje de perseguirlo. Con contadores analógicos sería irrealizable llevar a cabo resoluciones como “Los excedentes que viertes en internet a lo largo del día vas a poder recobrarlos durante la noche o fin de semana, en el mismo mes”, que podría ser una fórmula justa.

Ya que el BOE nos ordena a abonar unos euros de sobra por año con estos contadores digitales capaces, debería obligar a las eléctricas a que nos den todos y cada uno de los usos potenciales a los usuarios. ¿No?

Sólo algunas de las estufas que emiten luz roja son de calefacción por infrarrojos.

Y al reves. En verdad, las resistencias eléctricas son viejas como mi abuela, y nada tienen relación. La diferencia reside en la manera de trasmitir el calor. En la situacion de las resistencias, es por convección (calentando el aire del ambiente). Por contra, en la situacion de la tecnología por infrarrojos de onda corta es por radiación. O sea, generando el calor de manera directa en el cuerpo sobre el que influye, así como excita el sol en un día de invierno frío. Esto causa que el calor se utilice donde sea preciso, y no se disperse en el ámbito, lo que genera el ahorro de lo que nos encontramos tan orgullosos.

¿Dónde se encuentra el secreto? En el material de lo que están fabricadas, como es natural. Es ciencia, no magia. Por otro lado, la calefacción infrarroja de onda extendida no genera ninguna luz. Como puedes observar en nuestro catálogo, hay múltiples opciones. Cada una está concebida para un empleo concreto sobre el que tenemos la posibilidad de aconsejarte.

Deja un comentario