instalaciones de calefacción producida a partir de energía geotérmica;0.00

0.00

Las plantas geotérmicas aprovechan el calor generado por la tierra. A múltiples km de hondura en tierras volcánicas los geólogos han encontrado cámaras magmáticas, con roca en múltiples cientos y cientos de grados centígrados. Además de esto, en ciertos sitios se dan otras condiciones particulares como son capas pedregosas porosas y capas pedregosas impermeables que capturan agua y vapor a elevadas temperaturas y presión y que previenen que salgan a la área. Si se mezclan estas condiciones se genera un yacimiento geotérmico.

Una vez preparados de pozos de explotación se quita el fluido geotérmico consistente en una combinación de vapor, agua y otros materiales. Este se conduce hacia la planta geotérmica donde ha de ser tratado. Primero pasa por un separador del que sale el vapor y la salmuera y los líquidos de condensación y arrastre, que es una combinación de agua y materiales.

nieve

Esta última se manda a pozos de reinyección a fin de que no se agote el yacimiento geotérmico. El vapor prosigue hacia las turbinas que con la rotación desplaza a un generador que genera energía eléctrica. Tras la turbina el vapor es condensado y resfriado en torres y lagunas. La energía geotérmica tiene múltiples virtudes: el fluído de producción de energía es incesante en todo el año, ya que no es dependiente de variantes estacionales como lluvias, caudales de ríos, etcétera. Es un complemento perfecto para las plantas hidroeléctricas.

Infraestructura

Se calcula que prácticamente media energía geotérmica producida en Islandia está pensada a la producción de electricidad y que su aptitud instalada es de precisamente 665 MW . Hoy día, Islandia tiene siete centrales geotérmicas que, en dependencia de las especificaciones geológicas de la región, proveen los elementos que se consiguen.

Es conque, en las áreas de elevadas temperaturas subterráneas, donde el agua se quita con apariencia de vapor a 240 °C, a 1 mil metros de hondura, están localizadas las gigantes plantas de Nesjavellir ( cuya actividad termal está conectada a tres sistemas volcánicos islandeses) y Svartsengi, que destinan su producción al suministro de agua ardiente para empleo familiar, generación de electricidad y calefacción, exactamente la misma la estación geotérmica de Bjarnarflag, mucho más pequeña y ubicada en el norte del país.

Deja un comentario