es malo dormir con el coche y la calefacción puesta;0.00

0.00

El gas en una coche/caravana es esencial, singularmente si no en todos los casos paras en sitios donde permanezca conexión eléctrica. Es práctico, económico y seguro para cocinar y, en el momento en que hace frío, es el más destacable sistema para calentar tu casa con ruedas. Te enseñamos cinco claves a fin de que las poseas presente:

1. ¿Qué bombona puedo emplear? Puedes escoger cualquier clase de bombona (propano, butano… enormes, pequeñas…). Si la utilización va a ser intensivo, andas en un ubicación aproximadamente fijo, y además de esto utilizarás la calefacción, lo mucho más perfecto es la bombona tradicional de butano, de 12,5 kg. Nosotros, por tranquilidad, disponibilidad del envase y seguridad, siempre y en todo momento usamos las de Repsol, y tienen un precio de 15,37 €*. Una bombona de esta clase puede durarte unos un par de meses, con un empleo períodico de una hora cocinando a fuego máximo, o unos 25 días, usando 4 horas la calefacción con el termostato a la mitad. Si te mueves frecuentemente y deseas calmar la caravana, otra alternativa es usar la bombona K6 de Repsol, mucho más rápida, de 6 kg, pero algo mucho más costosa (18,70 €*, por término medio). Como resulta lógico, al tener la mitad de aptitud, su duración asimismo es inferior. Pero si viajarás por fuera de España, tienes que tomar en consideración que en todos y cada país hay diferentes proveedores y, más que nada, sistemas con válvulas distintas, con lo que es imposible substituir una bombona por otra allí donde vayas. En estas situaciones, te sugerimos 2 opciones: o puertas doble bombona grande (siempre y en todo momento aconsejamos llevar una de recambio llena), que te va a perdurar mucho más tiempo del que acostumbran a perdurar unas vacaciones; o usas las pequeñas bombonas de Campingaz (la habitual azul) que es la única universal en toda Europa, si bien solo tiene una aptitud de 2,75 kg y el valor de la recarga tiende a estar entre los 16 y 20 €, y es más cara a otros países de europa. Otro tema es la utilización de propano. El primordial problema del butano es su punto de congelación, que está cerca de los 0º C, al paso que el propano se congela bajo los –40º C. Si vas a emplear la caravana a temperaturas bajas es mucho más aconsejable esta alternativa, las bombonas son de 11 kg, tienen un precio de 13,52 €*, y si bien su poder calorífico es algo menor, la relación eficacia/precio es afín. (*Costes ajustables desde el 20 de julio de 2021. Se aplica el impuesto de hidrocarburos (IH) 0,015 euros por kilo, IVA no incluido).

Calefacción, noche y energía

A efectos energéticos es un abuso reposar con la calefacción puesta. No lo mencionamos nosotros, lo sugiere el IDAE (Centro para la Diversificación y Ahorro de la Energía) que asimismo recomienda ventilar la vivienda por las mañanas cuando menos a lo largo de diez minutos entre que desayunamos, nos ofrecemos una ducha y salimos para proceder a trabajar. Y sucede que la temperatura de nuestra casa no ha de ser mayor a 21C y por las noches, nuestra habitación no sobrepasar los 17C en invierno.

Ten presente que por cada nivel de calefacción que aumentamos, el consumo de energía se acrecentará un 7%. Además de esto, durante la noche la factura energética incrementa en España, con lo que si sostenemos la calefacción encendida, esta puede traducirse en una factura señalada a fin de mes.

Depósito de comburente

Otro de los más destacados consejos que hallarás en este aspecto es llevar el depósito lleno. Hablamos de prevención básica y sugerida.

Si debes pasar la noche en tu autocaravana a la intemperie, vas a tener reserva de gasoil bastante para prender la calefacción si esta funcionara con este comburente.

Mantén la temperatura de tu habitación entre los 18 y los 22 grados

Si optas por proseguir durmiendo con la calefacción encendida, procura regularla entre los 18 y los 22 grados, puesto que es la amplitud térmica considerada como perfecta.

Al tiempo, te recomendamos que hagas controles periódicos de tus equipos. Contrata personal especializado para esto. De esta manera evitarás toda clase de inconvenientes relacionados con el mal desempeño de tus gadgets.

¿Cuáles son los síntomas de la condensación?

Apreciarás que en los días fríos se mojan los cristales dando sitio al popular vaho e inclusive van a caer gotas de agua (diríase que las ventanas “lloran”) que tienen la posibilidad de llegar a ingresar en tu casa.

Otros efectos tienden a ser la aparición de moho o la contrariedad para sostener la temperatura ideal en la vivienda. Además de esto, esta señal alarma asimismo de que la ventana no está cumpliendo con su función de aislamiento, lo que va a hacer que la temperatura no sea permanente, subiendo de esta manera sensiblemente el gasto en calefacción (en invierno) y de aire acondicionado (en verano).

Deja un comentario