eotura de la bomba circuito de calefacción del.coche;0.00

0.00

  • MOTOR Camisas, pistones y ejes, segmentos y bielas, almohadillas, cigüeñal, piñones, pulsadores, balancines guía, bomba y retenes) y junta culata.
  • TURBO Turbo compresor (salvo conductos, cilindros flexibles y fallo como consecuencia de la carboncilla).
  • CAJA DE CAMBIOS Árbol, piñones, anillo de sincronización, engranaje móvil inteligente, ejes y tenedores (salvo cárter y juntas, caja de transferencia y over drive).
  • CAJA AUTOMÁTICA Conversor, árbol de turbina y/o convertidor de par, mecatronica de cajas de doble embrague (salvo cárter, juntas y retenes).
  • PUENTE Piezas lubricadas dentro del puente, piñones, corona planetaria y satélite (salvo cárter, juntas y retenes).
  • TRANSMISIÓN Junta homocinética, transmisión (salvo retenes, árbol longitudinal central y flectores).
  • INYECCIÓN Junta inyectora, unidad de inyección, inyectores (salvo cilindros y cañerías del sistema).
  • CIRCUITO DE REFRIGERACIÓN Termostato, bomba de agua, termocontacto de radiador y ventilador o electroventilador y radiador (salvo por daños de contacto de afuera)
  • CIRCUITO ELÉCTRICO Alternador , ventilador de calefacción y bobina (salvo cerraduras y cierres).
  • SISTEMA DE FRENOS Tubo profesor, distribuidor, servofrenos, conjunto electrofreno, ABS, ASR (salvo esferas, juntas, cilindros flexibles y retenes).
  • SISTEMA DE DIRECCIÓN Cremallera de dirección (salvo conductos, cilindros flexibles y retenes).

De qué manera accionar si el motor se sobrecalenta

A fin de que no ocurra ninguna de las ocasiones detalladas previamente, es conveniente accionar en el instante si percibimos que el motor está andando a una temperatura mayor a lo que es habitual. Estas medidas sirven en el caso de urgencia, pero no reemplazan la solicitud con un profesional:

  • Parar la marcha. Frente a la mínima señal de sobrecalentamiento, nos paramos en la cuneta o en otro rincón seguro y aguardamos que la aguja indicadora de la temperatura vuelva a lo habitual. Jamás hay que continuar la marcha hasta el momento en que se normalice.
  • Prender la calefacción. Si disponemos habilitado el aire acondicionado, lo apagaremos ahora continuación prendemos la calefacción, en tanto que toma el calor del motor y lo manda a la cabina. De este modo evacuaremos el calor elevado que hay en el motor.
  • Abrir el capó. Si sale humo de la parte frontal del turismo, vamos a esperar a que cese para llevarlo a cabo. Después, abrimos el capó y examinamos la manguera del radiador: al pulsarla debe comprimirse. Si no es de esta manera es por el hecho de que el motor todavía está ardiente. En el momento en que la manguera ceda a la presión, se puede sacar de forma cuidadosa la tapa del radiador usando un harapo. En este momento, revisaremos el motor intentando encontrar fugas y examinando el divido pausadamente para poder ver si hay restos de líquido refrigerante. Aguardamos 30-45 minutos y reponemos refrigerante en el radiador, si fuera preciso.

Otra función: calentar el habitáculo.

Sí, la calefacción se logra merced al calor del motor. Ya que el fluido refrigerante está a una temperatura elevada y tarda poco tiempo en calentarse, aprovechamos para llevar a cabo circular aire exterior mediante un radiador a través de un ventilador y que este entre en el habitáculo.

Si recordamos las clases de química de los últimos tutoriales de principal, ( qué recuerdos, ¿verdad….? ) recordaremos que el agua lleva por nombre químicamente H2O. Esta “O” significa oxígeno, con lo que oxida y corroe unas partes del especial circuito. Además de esto, y siguiendo las clases de principal, el agua cambia su estado líquido a sólido a menos de 0 grados ahora vapor a mucho más de cien grados. (¿Recuerdas de estas clases?)

Sistemas de calefacción automáticos

Son los empleados en los llamados climatizadores. Al sistema mecánico se añade un selector de temperatura y un termostato que mide la temperatura en el habitáculo y regula la capacidad hasta lograr el calor esperado.

Estos sistemas son totalmente diferentes de los precedentes. Toman el calor de resistencias eléctricas instaladas en el vehículo, que son alimentadas por la energía de la batería del vehículo. Se usan como soporte al sistema clásico (por servirnos de un ejemplo, en el momento en que al comienzo el vehículo está muy frío) o en el momento en que de manera directa no puede contar con del calor del motor térmico (en automóviles híbridos y eléctricos).

Deja un comentario