en el coche hay que activar ac para la calefaccion;0.00

0.00

Poner la calefacción solamente consume comburente

Un alto porcentaje de conductores piensan que prender la calefacción en el vehículo es costoso. Solamente lejos de la verdad. Este fallo probablemente se deba a la comparación de la calefacción del vehículo con el del aire acondicionado, pero la verdad es que tienen poco que ver. De todos modos, el consumo de la calefacción es casi anecdótico.

Es algo que se comprende al comprender de qué forma marcha la calefacción en los automóviles. El sistema de calefacción explota el calor que crea nuestro motor del turismo al marchar. De esta manera puede calentar todo el habitáculo. El único pequeño gasto de energía eléctrica que crea es el que necesita el ventilador para su desempeño -posibilita el paso del aire ardiente hasta el habitáculo del vehículo-. Esta energía eléctrica procede de la batería que se carga por el alternador.

No emplear guantes ni abrigos

Conducir con guantes gruesos impide tener un óptimo tacto de la dirección y de la palanca de cambios. Lo mismo sucede si llevamos un gabán puesto mientras que conducimos. Ya que, en este último caso, puede reducirse la movilidad y el cinturón puede no ajustarse adecuadamente al cuerpo.

Entonces, ¿qué debemos realizar? Lo idóneo sería prender la calefacción a mucho más de 22 grados, de ser realmente friolero, antes que llevar mucho más prendas de las primordiales.

No usar guantes ni abrigos

Conducir con guantes gruesos impide tener un óptimo tacto de la dirección y de la palanca de cambios. Lo mismo sucede si llevamos un gabán puesto mientras que conducimos. Ya que, en este último caso, puede reducirse la movilidad y el cinturón puede no ajustarse apropiadamente al cuerpo.

Entonces, ¿qué debemos llevar a cabo? Lo idóneo sería prender la calefacción a mucho más de 22 grados, de ser realmente friolero, antes que llevar mucho más prendas de las primordiales.

No emplear guantes ni abrigos

Conducir con guantes gruesos impide tener un óptimo tacto de la dirección y de la palanca de cambios. Lo mismo sucede si llevamos un gabán puesto mientras que conducimos. Ya que, en este último caso, puede reducirse la movilidad y el cinturón puede no ajustarse adecuadamente al cuerpo.

Entonces, ¿qué debemos realizar? Lo idóneo sería prender la calefacción a mucho más de 22 grados, de ser realmente friolero, antes que llevar mucho más prendas de las primordiales.

El calor puede ocasionar somnolencia

Indudablemente el efecto mucho más arriesgado de la calefacción es el que puede ocasionar sobre nosotros. Y sucede que como puede pasarnos en la playa en verano o en nuestra casa con un baño ardiente, la calefacción en nuestro turismo nos puede ocasionar somnolencia. Según la Asociación Valenciana de Autoescuelas, circular con el interior del vehículo en especial agobiante puede ser igualmente arriesgado que conducir habiendo consumido alcohol. Específicamente, un habitáculo climatizado a 30 ºC equivaldría a un nivel de alcoholemia de 0,5 gramos por litro de sangre.

Esto se origina por que el calor perjudica a los sistemas inquieto y motor (lo que se hace cargo de trasmitir las órdenes del cerebro a los músculos). Consecuentemente, nuestras habilidades sensoriales y cognitivas se ven reducidas, incrementando el agotamiento y agarrotamiento en el momento de maniobrar.

Deja un comentario