el mechero de la calefaccion de gas oil no arranca;0.00

0.00

Elementos del quemador

Cabezal de combustión

Es la una parte del quemador donde se genera la mezcla de comburente y aire, y comienza la combustión.

Los inconvenientes mucho más comunes en calderas familiares

En este otro articulo te contábamos de qué forma hacer un diagnostico una fallo en tu caldera, en función de los síntomas que detectes en su día a día.

Lo mucho más recurrente es que oímos en su sistema ruidos de rozamiento, que apuntan de manera directa una fallo en la bomba. Si es de este modo, esta prenda habrá de ser reparada o reemplazada, lo que precisará un técnico experto.

Parte Elaborar la válvula de limpieza

  1. Reúne los materiales.
  2. Si no dispones, puedes adquirirlos en una ferretería o tienda de productos para la vivienda. Para purgar la caldera va a ser preciso lo siguiente:
    • un tubo maleable de 0,64 cm (1/4 de pulgada)
    • un envase (por servirnos de un ejemplo, un bote de café o una botella de agua de 1 litro, para apresar el comburente)
    • un material absorbente de comburente (como la arena, la arcilla sin grumos o la arena para gatos)
    • un harapo (para adecentar el comburente comburente)
    • una llave correcta (comunmente de 9,5 mm o 3/8 de pulgada)
  3. Apaga la caldera. Esta debe tener un interruptor de palanca. Ponlo en “Off” (apagado). Posiblemente el botón de reinicio haya apagado la caldera automáticamente. Si es de esta forma, lo señalará a través de una luz roja de “On” (encendido) al lado del botón de reinicio.
    • En el momento en que el apagado automático del botón de reinicio está habilitado, ahora no requiere poner el interruptor de palanca primordial en “Off”.
  4. Encuentra la válvula de limpieza. En la mayoría de los casos, está situada al lado de la bomba de comburente, en la situación de las 4 o las 8. El purgador tiene el aspecto con la manera de una hembra de cabeza exagonal como, por poner un ejemplo, clave de 9,5 mm ( 3/8 de pulgada).

  • Tienes que encontrar las cañerías de comburente que van hacia y desde la bomba de comburente. Lo hallará en el lado izquierdo del quemador.

Conecta un tubo de nylon al purgador. Poner el envase en el suelo cerca del purgador. Coloca el tubo en el purgador de manera que cuelgue.

invierno

El tubo debe llegar hasta el fondo del envase, que servirá para agarrar el comburente.

  • Escoge un envase de enormes dimensiones en lugar de un bastante pequeño. Ya que si el comburente excede el envase, puede producir un colosal caos.
  • Emplea un envase limpio y seco para purgar el comburente desde la bomba de la caldera. De este modo, vas a poder regresar y regresar a emplear el comburente una vez drenado.
  • El drenaje de la tubería de comburente de la caldera puede ocasionar un enorme caos, de ahí que recomendamos que utilice unos cuantos guantes a lo largo de la limpieza del comburente.

Afloja el purgador. En el momento en que el tubo esté conectado al purgador, tienes que aflojarlo con una llave, girándola hacia la izquierda. Una vez suelto, regresa a cambiar sutilmente el purgador con las manos.

  • Mientras que realizas este trabajo, es muy normal que escuches un gorjeo que llega del tubo.
  • un tubo maleable de 0,64 cm (1/4 de pulgada)
  • un envase (por servirnos de un ejemplo, un champán de 1 litro, para capturar el comburente)
  • un material absorbente de comburente (como la arena, la arcilla sin grumos o la arena para gatos)
  • un harapo (para adecentar el comburente comburente)
  • una clave correcta (comunmente de 9,5 mm o 3/8 de pulgada)

Los controles de la caldera no marchan

relativa los controles que nos dejan detallar la temperatura o presión no funcionen. En un caso así, lo destacado es llamar a un técnico profesional a fin de que verifique los termostatos, desarrolladores electrónicos y válvulas del radiador. En todo caso, este género de inconvenientes se evitan de manera fácil realizando un óptimo cuidado de la caldera. Además de esto, reparar la caldera en esta situación es parcialmente simple, puestas estas piezas tienen la posibilidad de reemplazarse sin bastantes inconvenientes.

Este es otro de los inconvenientes mucho más comunes de las calderas en invierno: tras estar múltiples meses sin ser empleados, prendemos la caldera, pero el radiador no incrementa de temperatura. O cuando menos, no lo realiza como debería. Si el radiador se excita abajo pero no en la calle superior, es realmente posible que no se haya quitado el aire adecuadamente en su instante. ¿La solución? Purgar en este momento a los radiadores.

No sale el agua bastante ardiente

Síntomas: En la ducha notas el agua tibia oa ocasiones muy ardiente y otras friísima. Aun cambiando la temperatura de la caldera al límite.

Fallo:  Inconveniente de caudal elevado, reduciendo la demanda de agua (cerrando mucho más el grifo) se consigue mucho más ardiente, aparte de achicar gasto en agua y gas.

Deja un comentario