Cuidados y hechos de la bomba de calor

Cuando se trata de ser propietario de una casa, hay muchas cosas que un propietario puede hacer para mejorar la calidad de vida en la casa. Supervisar el sistema de calefacción y refrigeración puede contribuir en gran medida no solo a mejorar la comodidad, sino también a ahorrar dinero. Los siguientes son consejos sobre cómo cuidar y monitorear mejor la bomba de calor de su hogar.

Tómese el tiempo para entender cómo funciona su bomba de calor.

Hay dos partes en las instalaciones de bomba de calor. Esto se conoce comúnmente como un sistema dividido. Hay una unidad exterior que contiene el compresor y un serpentín, también llamado intercambiador de calor. La unidad interior se compone de algunas piezas más. Estos incluyen otro serpentín, rejilla, elementos calefactores eléctricos y, por supuesto, un ventilador que sopla aire a través de su sistema de conductos. Las unidades interior y exterior están conectadas por tubos de cobre. Dentro de estos tubos, se mueve un gas refrigerante entre los serpentines exterior e interior. Incluso a las temperaturas más bajas, este refrigerante (como el freón) es capaz de absorber el calor del aire.

En invierno, el aire pasa por el serpentín exterior y el refrigerante absorbe el calor. Mientras ya está caliente, el refrigerante se calienta aún más cuando pasa por el compresor. El gas caliente luego se mueve hacia el serpentín interior a través de una tubería de cobre. Aquí es donde entran en juego el resto de las partes mencionadas anteriormente. A medida que el aire es aspirado a través de la rejilla de retorno por el ventilador, luego es empujado a través del serpentín interior. El gas caliente transfiere su calor al aire que sopla a través del serpentín y al sistema de conductos.

Cuando la temperatura del aire exterior cae por debajo del punto de congelación, algunas bombas de calor necesitan asistencia.

Durante estas condiciones climáticas más severas, los elementos calefactores eléctricos se encenderán automáticamente para ayudar. Muchos termostatos tienen una luz para indicar que la calefacción eléctrica está funcionando. Por lo general, están etiquetados en una de dos formas: auxiliar o de emergencia. Por lo general, estas luces solo deberían aparecer durante los días muy fríos.

Bajar la temperatura de su termostato no solo conservará energía, sino que también le ahorrará dinero. Sin embargo, tenga cuidado, ya que podría usar más energía si cambia la configuración con frecuencia. Por lo general, es mejor ajustar el termostato solo un grado a la vez. Su calefacción eléctrica de respaldo comenzará a funcionar si cambia la temperatura en más de un grado, y eso significará que es muy probable que esté desperdiciando energía.

No se olvide de sus filtros de aire.

La parte más descuidada de la bomba de calor es también la más importante a la que hay que estar al día: el filtro de aire. ¡Esto causa muchas facturas de electricidad altas! Cuando funcionan correctamente, los filtros de aire recolectan contaminantes y partículas que pueden terminar obstruyendo su serpentín interior. No cambiar o limpiar su filtro de aire significa que correrá el riesgo de aumentar sustancialmente el uso de energía. ¡Esto no solo reducirá su comodidad, sino que también podría dañar su equipo HVAC! Es una excelente idea reemplazar o limpiar los filtros de aire cada cuatro a seis semanas.

Asegúrese de que su aire fluya correctamente.

Otro componente para garantizar el funcionamiento eficiente de la bomba de calor es el flujo de aire. Cerrar más del diez por ciento de los registros en su hogar perturbará este proceso. También es bueno verificar para asegurarse de que no haya registros bloqueados. No solo es importante el flujo de aire en el interior, también lo es en el exterior. Mantenga su unidad exterior libre de arbustos, hierba y hojas.

Supervise su equipo.

Si bien está totalmente bien que cambie los filtros de aire de su sistema, todos los demás servicios deben ser realizados por su técnico HVAC calificado. Cuando experimente cualquiera de los siguientes, llame a su contratista local de calefacción y aire acondicionado: a) la luz indicadora en su termostato está siempre encendida, b) no hay flujo de aire de sus registros, c) ruido inusual proveniente de su equipo, d) su unidad exterior se congela continuamente, o e) su equipo funciona constantemente cuando hace «buen» clima.

Regreso después de un corte de energía.

Si experimenta un corte de energía durante más de 30 minutos, cambie a calefacción de emergencia en su termostato. Cuando vuelva la electricidad, el sistema de calefacción funcionará durante aproximadamente una hora en este modo. Esta configuración permite que el calentador del compresor caliente el refrigerante que pueda haber en el compresor. Luego, deje pasar una hora y luego vuelva a cambiar a la calefacción normal (esto no es necesario en muchas de las bombas de calor más nuevas, así que consulte a su contratista de calefacción local para conocer los pasos necesarios para su equipo).

Al final, practicar estas medidas no solo aumentará la comodidad de su hogar, ¡sino que también le ahorrará dinero!

Deja un comentario