como se comprueba un contador de calefacción de kwh;0.00

0.00

En España hay cerca de 17 millones de casas con contador de agua y cerca de diez millones de casas con instalación de calefacción. No obstante, muchas aún no trabajan con sistemas de medición y administración recóndita de los consumos de agua y calefacción.

El reto futuro es que todos y cada uno de los hogares dispongan de estos sistemas. En verdad, el pasado diez de diciembre, el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico anunció que trabaja en un plan para digitalizar los contadores de los servicios de agua en los hogares españoles. Esta acción podría sospechar la digitalización de 13,5 millones de contadores de agua hasta el año 2025.

¿Exactamente en qué unidad se expresa la medida de calor?

En el planeta científico esta variable se expresa en kCal/h o lo que es exactamente lo mismo, kilo calorías por hora. No obstante, en los contadores acostumbra usarse la medida kWh, esto es, kilovatios por hora. Esto no es un enorme inconveniente, ya que asimismo se expresa de este modo en varios campos de la tecnología. En los electrodomésticos, por servirnos de un ejemplo, es un sistema de medida bastante común. Lo esencial es conseguir un número clara que indique el consumo enserio de energía en calefacción. La unidad es lo de menos, en tanto que con ciertas sencillos operaciones es viable mudar de medidas.

En este campo vamos a encontrar contadores y gadgets diversos que vamos a poder emplear en nuestra casa o edificio comercial. En el momento de seleccionar un modelo preciso, es esencial comprobar la oferta de los líderes del campo. Brunata, Zenner o Engelmann son varios de los mucho más relevantes. Brunata es una compañía danesa con objetivos en la digitalización y automatización de procesos que efectuamos todos los días. Su apuesta por las smart cities estaría incompleta sin la oportunidad de medir el consumo de energía y apostar por la eficacia. Zenner, por su lado, es un desarrollador alemán con una extendida trayectoria en la medición del consumo de agua y energía, entre otros muchos. Engelmann es un desarrollador experto en prestar resoluciones de métrica a particulares y compañías. Trabajan tanto la medición de agua como de energía, todo ello con un enfoque hacia la sostenibilidad.

Otras secuelas del cambio

  • Achicar el estafa de puentear el ICP. Los costos de este estafa los pagamos entre todos, bajo el paraguas de “pérdidas en internet” que infla un 18% nuestras facturas. Muy pirata se ve obligado a acrecentar capacidad (y perder el bono popular) al mudarle el contador.
  • Aceptar la cuota PVPC cobrando según la hora de consumo y el mercado horario. Va a ser como una cuota de discriminación horaria con 720 periodos por mes. Opción que dejará al cliente cambiar la demanda a los periodos de mayor oferta.
  • Consumo períodico consultable en web. Mi compañía del agua, con un contador considerablemente más sencillo y un precio afín, ahora me da esa oportunidad. Y puedo modificar un correo de alarma todos y cada uno de los días que gaste mucho más de X litros de agua. Esto asiste para administrar el consumo.
  • Desglosar consumo punta/valle si bien no poseas DH. Rompería el mito de que esta cuota es para noctívagos implacables. Y puestos, poner una nota en la factura recomendándote el cambio si te es conveniente.
  • Reportar de la capacidad máxima requerida y si es bastante menor que la contratada, poner una nota en la factura aconsejándote rebajarla. Aun podrían tomar en consideración el algoritmo de la curva de tiro (UNE-20317) por decirte «Tienes contratado 6,9 kw, si bien has pedido puntas de 6 kw, yo no te habría cortado con 4, 6 kw contratados”.
  • Contratar potencias no-normalizadas. La causa de las potencias normalizadas era limitar el número de ICP diferentes que se fabricaban (5A, 10A, 15A, …). En este momento que la función de ICP es un algoritmo y la capacidad contratada un factor, carece de sentido obligar a ajustarse a varios valores.
  • Hacer más simple el autoconsumo de cómputo neto,  el día que nuestro gobierno deje de perseguirlo. Con contadores analógicos sería irrealizable llevar a cabo resoluciones como “Los excedentes que viertes en internet a lo largo del día lograras recobrarlos durante la noche o fin de semana, en el mismo mes”, que podría ser una fórmula justa.

Ya que el BOE nos ordena a abonar unos euros de sobra por año con estos contadores digitales capaces, debería obligar a las eléctricas a que nos den todos y cada uno de los usos potenciales a los usuarios. ¿No?

MUY BUENAS, DOMOEQUIPO!

Todas y cada una de las semanas nos llegan llamadas a la oficina técnica de personas que, al notar hinchadas sus facturas de luz, llegan a la conclusión de que les hurtan luz en el hogar merced a una trampa en el contador. En otras expresiones: alguien nos está robando energía. Pero debo deciros, que en el 99% de las situaciones que me encontré, hay que a una mala optimización del consumo eléctrico, y en un 1% de las situaciones es por una trampa… En la DomoAventura de esta semana deseo instruir -les los procedimientos que se deben llevar a cabo para detectar una trampa de luz por usted mismo.

Si tiene supones de que tiene la posibilidad de tener una trampa de luz, la primera cosa que debemos llevar a cabo es ir a conocer nuestro contador, como varios vais a saber, este puede ser analógico o digital.

Costos fijos

Primeramente hay que tomar en consideración que en los sistemas de calefacción central siempre y en todo momento van a existir unos costos fijos, recurrentes a toda la red social, en tanto que la caldera y el sistema de distribución todavía es comunitario. En medio de estos costos fijos está, por poner un ejemplo, el cuidado y la limpieza de la salón de calderas.

No obstante, la utilización que en todos y cada vivienda se realice del sistema de calefacción (horas encendida, capacidad…) influirá en el volumen de comburente que se gaste. Este es un gasto variable que se va a repartir entre las casas, dependiendo de la energía consumida en todas y cada una de ellas por haber tenido aproximadamente tiempo encendida la calefacción.

Deja un comentario