como es el sistema de calefaccion de un vehiculo;0.00

0,00

El aire acondicionado del vehículo

El aire acondicionado marcha diferente. Es un sistema sin dependencia cuya parte primordial es un compresor que marcha merced a la correa de transmisión. Este sistema consume bastante comburente. Además de esto, tiende a averiarse bastante. Las averías o fallos tienen la posibilidad de ser desde lo mucho más económico hasta lo mucho más cara. De ahí que lo mucho más productivo es llevar a cabo revisiones del sistema de confort de manera periódica.

Entre los probables fallos en el aire acondicionado del vehículo es por la carencia de empleo. De ahí que, se aconseja, con independencia del tiempo emplear por lo menos 20 minutos el aire acondicionado por mes. Esto va a hacer que el sistema no se deteriore por el desuso.

Partes y desempeño del sistema de calefacción

Los sistemas de calefacción vehiculares aprovechan el calor que se crea a lo largo del desempeño del motor, con lo que no consume proporciones esenciales de comburente, en contraste a los sistemas de aire acondicionado.

El radiador, al lado del ventilador, son los que se encargan de que el exceso de temperatura se encamine y aproveche para calentar el habitáculo. En los sistemas de calefacción tenemos mecánicos, automáticos y eléctricos.

Y el aire acondicionado… ¿De qué manera marcha? ¿Consume comburente?

El desempeño del aire acondicionado en los turismos es diferente, se emplea un compresor acoplado a la correa del motor y eso sí consume energía, por consiguiente comburente. Pero mejor, este tema lo dejamos para una entrada posterior en tanto que habría que charlar bastante.

  • Si terminas de prender el turismo y todavía no está ardiente, no coloques la calefacción en tanto que vas a estar metiendo aire exterior sin calentar en el habitáculo y lo enfriarás aún mucho más. En el momento en que comience a calentar (ver temperatura del agua en el salpicadero) emplea la calefacción con recirculación, de esta forma el aire que se excita es el de en el turismo y lograremos calentar mucho más veloz. Es conveniente sacar la forma recirculación al cabo del rato, puesto que, lamentablemente, requerimos oxígeno para vivir en ella.

No poner el aire acondicionado

Para caldear, y no enfriar el habitáculo, se sugiere no apretar el botón Antes de Cristopuesto que el sistema de calefacción coge el calor del motor y lo transporta hasta el interior del vehículo. Esto, aparte de ser ineficiente por el hecho de que emplea mucho más energía y incrementa el consumo de comburente, asimismo puede ocasionar una fallo en el sistema.

Conducir con gruesos guantes impide tener un óptimo tacto de la dirección y de la palanca de cambios. Lo mismo sucede si llevamos un sobretodo puesto mientras que conducimos. Ya que, en este último caso, puede reducirse la movilidad y el cinturón puede no ajustarse apropiadamente al cuerpo.

El calor puede ocasionar somnolencia

Indudablemente el efecto mucho más arriesgado de la calefacción es el que puede ocasionar sobre nosotros. Y sucede que como puede pasarnos en la playa en verano o en nuestra casa con un baño ardiente, la calefacción en nuestro vehículo nos puede ocasionar somnolencia. Según la Asociación Valenciana de Autoescuelas, circular con el interior del vehículo singularmente agobiante puede ser igualmente arriesgado que conducir habiendo consumido alcohol. Específicamente, un habitáculo climatizado a 30 ºC equivaldría a un nivel de alcoholemia de 0,5 gramos por litro de sangre.

Esto se origina por que el calor perjudica a los sistemas inquieto y motor (lo que se hace cargo de trasmitir las órdenes del cerebro a los músculos). Consecuentemente, nuestras habilidades sensoriales y cognitivas se ven reducidas, incrementando el agotamiento y agarrotamiento en el momento de maniobrar.

Deja un comentario